Un hombre inacabado


Siento no haber vivido con plenitud
y escapar del destino,
huir del sacrificio,
rendirme a los designios
que eligieron el camino
el cual no tuve el valor de rectificar.

Miro el pasado ahora que carezco de presente
y veo todas las estupideces
que hice al no pensar,
fallos que no sirvieron para aprender
ofuscado por una mente obtusa,
influenciado por el presente.

Veo lo que pude ser
y lo que soy ahora a la vejez,
hundido por la resignación,
deseo el beso de la muerte
para que lleve con ella la vergüenza
de un hombre inacabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe tú comentario, en el momento que se pueda invisible te contestará, gracias.

Un Saludo,

Invisible.